El proyecto Entranze marca el camino hacia los edificios de energía casi nula (EECN)

Reducir el consumo del parque de edificios existente en Europa o minimizarlo “considerablemente” podría ser realidad a corto plazo en el caso de que se tuvieran en cuenta las recomendaciones obtenidas en el proyecto Entranze, financiado por el programa Intelligent Energy Europe de la Comisión Europea, que ha presentado recientemente sus conclusiones finales. En este proyecto ha trabajado un consorcio formado por 10 instituciones procedentes de 9 países europeos: Austria, Alemania, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Finlandia, Francia, Italia y España. El grupo de investigación económica de la Universidad de Viena ha sido el coordinador del proyecto en el que han participado técnicos del departamento de Energética Edificatoria de CENER.

En el contexto de este proyecto se creó un “laboratorio de ideas” cuyo objetivo principal consistía en desarrollar y analizar el impacto potencial que tienen tanto las estrategias nacionales de cada país miembro como las que se adoptan de manera supranacional en este ámbito. El proyecto ha finalizado y ha tenido como resultado un conjunto de recomendaciones que permite establecer la hoja de ruta hacia los EECN (Edificios de Energía Casi Nula).

Entre las principales conclusiones obtenidas, la investigación ha mostrado que un conjunto ambicioso de políticas podría reducir el consumo de gas natural en 2030 respecto a 2008 alrededor de un 36-45% en la UE, por lo que la dependencia energética del gas natural en el parque de edificios podría reducirse a la mitad en el año 2030 si se aplican medidas legislativas y se toman decisiones políticas eficaces.

De acuerdo con los resultados de los modelos de Entranze para la UE-28, si continuara el marco legislativo actual se podría obtener un ahorro de entre el 20% y 23% en el consumo de energía final en el año 2030 respecto a los resultados de 2008. En contraste, políticas más ambiciosas que las actuales, debatidas a lo largo del proyecto con los responsables políticos, podrían conllevar un ahorro de entre el 29 y el 31% del consumo de energía final. Sin embargo, “esto todavía no representa el máximo alcanzable en términos de esfuerzo e innovación política”, aseguran los promotores del proyecto.

El núcleo central del Proyecto europeo (políticas para forzar la transición a EECN en la UE-28) ha sido colaborar con los responsables en la definición de paquetes de políticas integrados, efectivos y eficientes para alcanzar la mayor y más rápida penetración de los edificios de energía casi nula (EECN) y la integración de fuentes de energía renovable para calefacción y refrigeración, centrándose en la rehabilitación del parque de edificios existente. Estos objetivos fueron fijados en el contexto de la refundición de la Directiva EPBD (Energy Performance of Buildings Directive, 2010/31/EU) que requiere que todos los nuevos edificios cumplan el concepto de EECN a partir de 2020 y a partir de 2019 en el caso de edificios públicos ocupados por autoridades públicas. Sin embargo la EPBD no prescribe un planteamiento uniforme para la implementación de los EECN, sino que únicamente requiere a los Estados miembros estimular la progresiva transformación de los edificios existentes hacia el concepto de EECN cuando éstos sean rehabilitados, aunque sin aportar una clara definición de EECN. En este sentido, el proyecto ha considerado varias perspectivas con el fin de dar la orientación necesaria a los Estados miembros.

www.cener.com

Comentarios cerrados.